You are currently browsing the monthly archive for febrero 2009.

> (Agranda la foto pinchando sobre ella)

Llegando de viaje por la zona sur (por trabajo) ingrese a Concepción, desde la panamericana, por la nueva ruta del Itata, una ruta maravillosa con bellos paisajes de pinos verdes y calles perfectas entrelazadas por bosques interminables, pero lo que mas me llamo la atención son miles de parras esparcidas por todos lados a ambas partes de la ya mencionada ruta.

Lo más increíble es que varias casitas, humildes y pequeñas tenían en sus patios hileras de parras que están literalmente “a ras de suelo”, no como las típicas parras perfectas de viñedos mirados desde la carretera.

Y obviamente entendí que el tema de tantas parras es que la zona es cuna de los viñedos en chile, lo cual me reconfirmo por que tantas parras y por todos lados.

La parra de la foto es una que cuelga desde las orillas de la carretera, sin riego, sin una guía y salvajemente creciendo. Su misión, obviamente, será el entregar un fruto a toda costa.

Esto es el Itata, una zona calida, con cielos de un azul profundo, con verdes a todo su alrededor y en donde los vinos nacen con características diferentes e identidad única.

Creo que hay que darles un muy buena oportunidad a estos vinos de esta zona, ingresarlos mas a nuestra memoria de valles, no limitarnos a degustarlos, por que hasta ahora, la mayoría de los vinos catados de esa zona entregan algo, tienen su manuscrito preparado para los fieles amantes del vino.

Y si andan por este sector, no olviden mirar mas allá de la cepa escrita en la etiqueta, por que algo muy bueno puede estar dentro de cada botella y que realmente necesita una oportunidad.

Saludos

cocoperalta

Anuncios

>

(Agranda la foto pinchando sobre ella)

Anoche en las, nuevamente, ya tradicionales catas de la semana, nos encargamos de degustar varias cosas entretenidas, unas mas que otras, de todos lados de chile y algo del exterior.

Pero sorpresa para mi llego a la cata, sacado de la cava personal de Chino Wong, un Santa Carolina, Reserva de Familia, Cabernet Sauvignon, 1997 del Valle del Maipo con la módica suma de “12º de alcohol” y que estaba tan sorprendente como el Casa Real catado anteriormente por este sencillo e humilde servidor.

Su decantación le regalo varias notas a frutas secas, algo de mentol, tradicional de los maipo antiguos, su aromas fieles al valle evocaban avellanas secas, romero, cuero, humo y algo de anís, pero leve. Ya en boca se notaba sus casi 12 años de edad y excelente guarda, redondo, una acidez baja pero agradable y un final llenador. Además de comentarles que el 97 fue considerado el año de la década de los noventa en tema vino.

Etiqueta perfecta, limpia y muy sobria que permitía una lectura clara y directa. A la vez se agradece para un Cabernet del Maipo el tener 12º de alcohol, lo cual lo hacia sentir fresco y fácil de beber, obviamente para un vino ya con un color teja muy acorde a sus años de evolución en botella.

Y lo más perfecto fue el acompañamiento, Huachalomo de Wagyu a la parrilla con sal gruesa, simplemente notable y servida ¾ mejor aun. (Gracias Chino)

Creo que estos vinos se merecen una atención mayor, son representantes fieles de vinos de categoría muy alta, pero que se miran con otros ojos, por eso si encuentras un tinto con algunos años de polvo sobre el, no dudes en decantarlo y averiguar que tal es su crecimiento, si es un niño todavía o es un fiel representante de su valle de procedencia o esta en el momento exacto de beberlo o simplemente entregarlos alas manos de Dios.

Pare, Mire y Compre, puede ser el vino de tu vida.

Salud

cocoperalta

>

(agranda la foto pinchando sobre ella)

De Vacaciones Blogeras, pronto mas escrituras de un falso escritor amante del vino……

Saludos

cocoperalta

>

(agranda la foto pinchando sobre ella)
Los vinos dulces, son para mí, un regalo de dios, después de catar vinos de todos los tipos y de todos lados, es una terapia de salvación el degustar vinos de esta categoría, por que al final de una buena o mala cata, terminan endulzando el término de la jornada catadora.

En la foto, algo no de muy buena factura, nótese el paño blanco de fondo, (para mejorar la imagen) se ven algunos dulces catados en las ya históricas catas de los días lunes con el grupo de Toby, el Taliban.

Entre los que destaco de la foto son el Inniskillin (Ice Wain o vino de hielo, Etiqueta dorada) y el Tokaji Azsu de 5 Puttonyos (Etiqueta crema), ambos cosecha 1998. El primero un dulce de Canadá y el otro un Dulce de Hungría, ambos vinos famosos por su historia y de sus características de preparación.

El primero cosecha las uvas congeladas y se extrae de cada uva una gota de vino muy concentrado en azúcar lo cual hace que el vino tenga tales características y por lo cual se produzca bastante poco y el valor sea alto. El otro vino húngaro se caracteriza por ser un dulce que envejece en botella pero en cavernas milenarias a ciertas temperaturas y ciertos cuidados, además tiene la característica de que el dulzor se lo da la cantidad de Puttonyos que le agregan (Puttonyos es la cantidad de uva concentrada que se le agrega al mosto en fermentación)

Sin mayores palabras estos vinos no se encuentran en chile, quizás hoy en día se pueda encontrar los Tokaji en las tiendas El Mundo del Vino, pero no se si quedaran.

Estos vinos son dulces como manjares, pero con una acidez que los hace refrescantes y no empalagosos como algunas muestras nacionales. Son vinos de larga guarda, de reputación mundial y si los ven por algún lado no duden en comprar una botella y beberlo en unos 30 o 40 años más…, si tienen paciencia.

En lo nacional están los excelentes Late Harvest, vinos dulces de características similares pero totalmente diferentes. Buenos, pero hay que elegirlos con pinzas.

Recuerden que deben tener buena acidez, sino el dulzor les matara las ganas de una segunda copa.

Y con queso azul o rokefort quedan de maravilla, ademas de beberlos frios como un buen vino blanco…..

Salud (os)

cocoperalta

>

(Agranda la foto pinchando sobre ella)

En estas últimas catas que hemos realizado con el grupo se ha dado con mayor frecuencia el hecho de buscar vinos con menor grado alcohólico por su frescura y facilidad de beber, a lo que se suma la factibilidad de encontrar una bomba de alcohol con las temperaturas actuales en medio de una cata o cena, no es gracioso en pleno verano un asado con u n vino bordeando los 15º de alcohol, al menos que se refresque un poco como se ve en la foto.

El refrescar un vino tinto en estas fechas se agradece enormemente, no llegar al extremo de servirlo frío como un blanco, pero al menos que se sienta un frescor mas allá de sentir alcohol en primera instancia.

Es una fecha de blancos y tintos frescos, por eso no olviden mirar el alcohol de los vinos actuales y darle una manito de gato antes de servirlos y disfrutarlos como se merece.

No hay mal que por bien no venga.

Se agradece la foto al señor Méndez

Saludos

cocoperalta